1 agosto 2018 —

http://istoenormal.org/images/656.png

Crónica de mayo. París 1968. Hasta el 10 de septiembre

Las revueltas de París de Mayo del 68 en la obra de Jesús Díaz Ferrer

La preocupación social fue una constante dentro de la pintura de Jesús Díaz Ferrer (O Barco de Valdeorras, Ourense, 1922 – Concud, Teruel, 2017). el interés del artista por los acontecimientos y problemáticas que le tocaron vivir lo acompañó durante toda su vida y su dilatada trayectoria artística. Ya es apreciable cuando a finales de 1939, con tan solo 17 años, llega a Madrid procedente de su Valdeorras natal e encuentra una ciudad con las heridas de guerra aún sangrantes.

En estos primeros años de su carrera, los desfavorecidos y marginados sociales, con frecuencia prostitutas y sin techo, comenzaron a ser protagonistas de muchos de sus lienzos. En ellos no solo queda reflejada la dura realidad de la primera posguerra, las perentorias miserias y necesidades que dejó el conflicto tras de si, sinio también el carácter y la personalidad de Díaz que le impulsan a plasmarlas.

En toda esta primera etapa madrileña que dura hasta el año 1952, además de su inmersión y experimentación en diversos campos de la creación artística como el surrealismo, el postismo, el expresionismo o el paisajismo próximo a la escuela de Madrid, Díaz cultivó, paralelamente, esta pintura más social a la que le abocaba su natural empatía y su innato desprecio por las desigualdades y por cualquier tipo de violencia.

Su llegada a París, el pulso cosmopolita de la ciudad y su carácter curioso incrementan sus insaciables ansias de experimentación formal y estilística. Desarrolla su creatividad en campos tan diversos como la escultura en piedra, madera, metales y arcilla, creaciones en nuevos materiales como el metacrilato, la fotografía, la orfebrería de oro y plata, el ready made, el grabado, el collage fotográfico y un largo etcétera. Con todo, esto no fue en detrimento de su interés por plasmar la realidad en sus múltiples aspectos y facetas. Siguió al mismo tiempo imbuyéndose en los ambientes más populares y capturando la dura cotidianiedad de muchos parisienses, no solo mendigos, sino también cualquier persona con formas de ganarse la vida especialmente duras.

Luís Enrique Rodríguez Arias, curador de la exposición

Fechas: hasta el 14 de septiembre de 2018.
Horario: de 10:00 a 13:30 horas en agosto, de 11 a 21 horas en septiembre.
Lugar: SALA DE EXPOSICIONES de NORMAL.